Los haberes devengados son los cobros pendientes que le hubieran correspondido al titular jubilado hasta el fallecimiento.

El pago podrá realizarse a los herederos del causante únicamente en caso de no existir personas con derecho a pensión. En estos casos no se exige un juicio sucesorio, y el tope es de $1600, sumado al proporcional de aguinaldo que corresponda.

La solicitud del pago de los haberes devengados debe presentarse en cualquier delegación de la ANSES, y no debe superar los dos años del fallecimiento.

Para poder gestionarla, debe solicitar un turno a través de www.anses.gob.ar, debiendo, sin excepción, contar previamente con sus datos personales acreditados en la base de la ANSES, incluyendo el código postal.  

Más Interés General