b_250_160_16777215_00_images_2014_b_CELIAQUIA.jpgLa Secretaría de Comercio incluirá alimentos libres de gluten en el programa Precios Cuidados, con lo cual beneficiará a los celíacos que pagan hasta cinco veces más caro por sus productos que los que no son aptos para ellos.

"Se comunicaron de la Secretaría de Comercio y nos dijeron que van a trabajar en eso, pero todavía tienen que reunirse con los productores. De todos modos nos pidieron un listado para ingresar al Precios Cuidados", precisó a Télam la vicepresidenta de la Asociación Celíaca Argentina (ACA), Gladys Altamirano.

"Nosotros podemos ingresar al Precios Cuidados, pero no nos podemos comprometer a que los supermercados lo vayan a hacer".

El listado que ACA le elevó al secretario Augusto Costa incluye premezcla para elaborar productos de panadería y repostería, almidón de mandioca, almidón de maíz, harina de arroz, rebozador, pan rallado, pastas secas, fideos, galletitas dulces y saladas, y pan de molde.

Altamirano destacó que en Comercio "están trabajando en la inclusión de estos productos en el Precios Cuidados", y remarcó que "hay interés y eso nos alegra".

"Ya le enviamos una lista de 10 productos. Ellos se van a contactar con los productores y van a generar reuniones para llegar al acuerdo de precios", puntualizó la vice de ACA.

Por su parte, la secretaria de la Cámara Argentina de Productores de Alimentos Libres de Gluten (Capaliglu), Jeniffer Bengtsson, indicó a esta agencia que el sector que elabora productos para celíacos está "de acuerdo" con su inclusión en el Precios Cuidados.

"Hay empresas dispuestas a participar", indicó Bengtsson, quien de todos modos advirtió que "los costos de producir sin gluten llegan a ser hasta 150 por ciento mayores a los de quien produce con gluten".

Al respecto, precisó que "en materia prima, el costo es 100 por ciento mayor al de una empresa que fabrica con gluten", y agregó que "también hay diferencias notorias en la mano de obra, porque su incidencia en este sector es mayor, y también en la logística".

La dirigente de Capaliglu también explicó que "el supermercado  pide para vender nuestros productos un margen de rentabilidad de 50 por ciento", y añadió que "a esto hay que sumarle la aplicación de descuentos y los plazos de pagos que son hasta 120 días".

"Nosotros podemos ingresar al Precios Cuidados, pero no nos podemos comprometer a que los supermercados lo vayan a hacer", subrayó Bengtsson, quien se quejó porque "cuando los supermercados hacen una diferencia de precio, por lo general se lo descuentan al productor, entonces cuando uno va a cobrar se encuentra con que le pagan la mitad".

Más Interés General