b_250_160_16777215_00_images_2014_b_unnamed_Custom.jpgEl jueves y hoy viernes se realizaron dos jornadas de trabajo intensivas del Programa Nacional de Formación Permanente en la sede del Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología.

Verónica Piovani, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Formación Docente (INFD), acompañó a los equipos de trabajo en la primera jornada. El ministro Luis Jacobo junto al subsecretario Dante Genessini compartieron con la funcionaria nacional la apertura del encuentro.

Los destinatarios del primer día de trabajo fueron los Coordinadores del Programa y los Equipos de Conducción Jurisdiccional de Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones.

Hoy la capacitación estuvo orientada al trabajo conjunto dividido por zonas, estuvieron presentes los equipos técnicos de Iguazú, General Belgrano, Apóstoles, Oberá, Leandro N. Alem, Eldorado, Cainguás y Posadas.

La oportunidad sirvió para presentar una síntesis nacional del Programa y una jurisdiccional sobre los balances de las acciones llevadas a cabo hasta el momento. También se desplegó el plan anual de trabajo y las pautas para el seguimiento y monitoreo de las propuestas que se realicen.

Herramienta para construir sentidos

La directora nacional de INFD, Verónica Piovani, destacó que lo fundamental del Programa Nacional de Formación Permanente es convertirse en una “herramienta que propicia la construcción de sentido y de debate para la democracia”. “Queremos formar sujetos libres”, destacó y explicó que “estos espacios nos enriquecen porque podemos discutir el sentido ético, político y pedagógico”.

“La tarea de la coherencia es una de las grandes virtudes del educador”, aseguró Piovani y en este sentido expresó que es clave la confianza en el trabajo colectivo, en la construcción de todos. “Es un sistema que interpela yendo a la búsqueda del cuestionamiento de ciertas naturalizaciones. Es un programa de carácter transformador, lo peor sería que el programa se burocratice y se convierta en un ritual vacío” opinó para finalmente insistir “no obturemos el conflicto sano que permite la transformación, debemos tener la convicción profunda de que este es el camino”.

En la misma línea el ministro de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, Luis Jacobo, mencionó: “debemos ir a las escuelas con un espíritu de cambio profundo. Interpelar a través de este programa los métodos y las formas”. El funcionario aseveró que se trata de generar debates profundos en la escuela porque debemos cambiar cosas y aseguró que “se busca una escuela que encuentre todos los días a un nuevo desafío una respuesta adecuada”.

Más Interés General