"Gurises Felices", quinto aniversarioDespués de una hora intensa, subiendo y bajando de un pelotero gigante, los alumnos de la Escuela Nº 359 “Cacique Fracrán”, ubicada en el corazón mismo de la colonia del mismo nombre, se apretujaron delante del “Gurí Móvil” para presenciar el tan esperado show del Programa “Gurises Felices”.

Es que el 4 de abril este establecimiento -sorteo mediante- fue elegido para festejar los cinco años de vigencia del exitoso programa desarrollado por el Instituto Provincial de Lotería y Casinos Sociedad del Estado (IPLyC SE). Y como la alegría y la diversión estaban garantizadas, los adultos se acomodaron debajo de la sombra de unos añosos eucaliptus y, como si fueran niños, estallaban en carcajadas cada vez que los payasos hacían su ocurrente aparición sobre el escenario con un vestuario estrenado la noche anterior.

Con unas largas remeras a rayas, calzas verde flúor con estrellas negras y sombrero al tono, Poca Sopa y Medio Kilo comenzaron con la rutina de malabares con siete clavas, pero al poco tiempo el espectáculo se fue distorsionando cuando por querer demostrar cual era el mejor, el dúo tuvo que salir a buscar la aceptación del pequeño público. El animador, Marcelo Ledesma, quien además es coordinador del Programa, tuvo que salir a poner paños fríos al asunto. Pero para ese momento de la tarde, la risa se había vuelto un denominador común entre chicos y grandes.

Al promediar el show, hicieron su aparición Mika y Nacho, los personajes del grupo, y enseguida los chicos tuvieron la oportunidad de participar del concurso de chamamé. Luego hubo regalos y se entregaron libros. Casi al final del encuentro, se soplaron las velitas y tres tortas gigantes fueron repartidas entre la comunidad dispersa en la cancha de fútbol del establecimiento.

“Su presencia les hace bien”

Marta Ofelia Rojas, directora de la Escuela Nº 359 “Cacique Fracrán”, se mostró emocionada por el evento y recordó que cuando anunció a los alumnos la llegada de “Gurises”, “aplaudieron y gritaron de alegría”.

Manifestó que “enseguida se pusieron a dibujar y a escribir cartitas de agradecimiento para entregar al equipo. Otros trajeron artesanías que hacen sus mamás para regalarles. Para ellos es algo impresionante y nosotros -directivos y 12 docentes- estamos muy agradecidos por este gesto”. Contó que con el programa entablaron contacto en el 2009. “Vimos que su presencia hace muy bien a los niños porque realmente se sienten felices, empezamos a trabajar junto y nos apegamos, nos encariñamos.  Los padres también disfrutan del momento porque Fracrán es una colonia alejada, ubicada a 40 kilómetros de San Vicente y a 30 de San Pedro, y no tienen posibilidades de asistir a este tipo de entretenimientos. Son cosas que a muchos les hacen volver a la infancia”.

Indicó que los vecinos “no tienen adonde salir. Los fines de semana pasan en sus casas. Y esto es una manera de participar, de estar junto a sus hijos, de compartir risas, alegrías. Nos sentimos orgullosos que nos hayan elegido para festejar este cumpleaños. Siempre los vamos a estar esperando con el corazón abierto”.

Son alrededor de 300 las familias que envían a sus hijos a la escuela, que tiene más de 50 años de existencia. Muchos alumnos -300 del nivel primario y 150 del secundario- tienen que recorrer distancias superiores a los ocho kilómetros para asistir a clases.

Aventura consolidada

Apenas descendió del “Gurí Móvil” adornado con globos de colores y una vistosa pancarta de Feliz Cumpleaños preparada por los mismos alumnos, Marcelo Ledesma, se mostraba extasiado por el momento vivido, más allá del cansancio. Al resumir su “misión” al frente del “Gurises Felices” comentó que lo que “comenzó como una aventura se consagra como un programa estable, que lleva alegría pero que también busca que los chicos aprendan jugando”.

Aquellas, las de los inicios, “eran épocas distintas a las que vivimos. Hoy tenemos una herramienta de trabajo importante como lo es el Gurí Móvil, que ya es una marca registrada. Nos pone muy contenta la aceptación de la gente y llegamos a lugares impensados. Vamos a seguir adelante, todo sea por la felicidad de la gurisada”.

Contó que al realizar el sorteo de todas las escuelas “en las que nos gustaría festejar el quinto aniversario, esta fue la favorecida. Fue emocionante porque queremos mucho a la comunidad y a los chicos en particular, porque no tienen posibilidades de ver espectáculos de este tipo, peloteros, show de payasos. Tratamos de hacer un show educativo a través del cual los chicos aprendan jugando y se encuentren con valores olvidados como el respeto, la amistad, el amor y sobre todo la importancia de la familia”.

Dijo que el primer día que llegaron a la 359, “dejamos una huella y los chicos quedaron con ganas de más. La segunda vez, hubo precipitaciones muy fuertes y tuvimos que suspender el evento. Ahora se prepararon, nos recibieron con cartas y dibujos. Fue una sorpresa inolvidable. Esta vez no solo fueron mimos para Poca Sopa y Medio Kilo que siempre se llevan todos los halagos, sino para todos los integrantes. Nos llevamos una pila de cartas con muchos mensajes de amor, de cariño, que nos pone muy contentos”.

Ledesma destacó el trabajo del equipo y señaló que es “loable la tarea que los integrantes realizan. Cada uno tiene su familia, sus responsabilidades, sus funciones dentro de la empresa y a la hora de trabajar con “Gurises” ponen la mejor de las dedicaciones. Conformamos un grupo homogéneo, que tira para el mismo lado, que se considera familia. Las autoridades del IPLyC SE depositaron mucha confianza en este grupo y eso está buenísimo. Es un trabajo responsable que se nota en el día a día al transitar por todos los rincones de la provincia”.

“Me siento plena”

Tras 27 años de trabajo en la administración pública para Jenny Wasiuk, sumarme a “Gurises”, fue “un descubrimiento”. Consideró que “es el mejor año y medio de mi vida laboral” porque “lo que hago me gusta muchísimo”.

Agregó que es por primera vez “que me siento completa, plena, haciendo lo que hago”. Se sumó como escritora cuando se dio inicio a la Sección “El arte de leer” pero ahora su trabajo no tiene nada que ver con eso porque hace “de todo un poco”: desde limpiar el camión, ordenar, coser un botón, preparar las bolsitas de regalo, llevar los números de los libros que se entregaron, tareas administrativas, filmar, tomar fotografías y subirlas a internet.

Asegura que más allá de cubrir varios flancos “está la satisfacción que le damos a los chicos, que no tiene precio. Es lo que me colma, vuelvo con el corazón rebosante de felicidad. Más allá del cansancio que, en ocasiones, pesa”.

“Pasamos una tarde increíble”, dijo Cecilia González de Kubitz, mamá de dos alumnas de la Escuela Nº 359, que al concluir la jornada se acercó para agradecer al equipo. “Recibir a ´Gurises´ fue una felicidad enorme porque acá hay chicos que ni sueñan con un pelotero, no conocen, no lo vieron. Lo que trajeron hoy es una felicidad tremenda. Y, de paso, las mamás salimos de la rutina y nos reímos un montón”, acotó. Manifestó que a la comunidad “le falta una plaza con juegos. Por eso un día como hoy es inolvidable”.

El jueves 3 de abril el programa participó de los festejos de las Bodas de Plata de la Escuela Nº 740 de jornada completa, de la localidad de El Soberbio. El sábado y por tercer año consecutivo, participó de la Jornada de Concientización sobre el Autismo que se desarrolló sobre la avenida costanera de Posadas, organizada por la Fundación “Apoyo de Padres de Hijos del Espectro Autista”.

Más Interés General