b_0_375_16777215_00_images_2014_e_Frederic_Boulay.jpgEl cultivo de mburucujá, pasionaria o “fruta de la pasión”, surge como una nueva opción para diversificar las chacras misioneras. Una primera experiencia, para la venta como fruta fresca, se desarrolla en la chacra Eutopia en el municipio de Los Helechos, a partir de una iniciativa impulsada por el productor Frederic Boulay.

Las frutas comenzaron a venderse, hace unos días, en el Mercado Concentrador de Posadas. Esta fruta es nativa de América del Sur, Brasil y Paraguay son los principales productores en la región.

Con la idea de analizar cómo responden -en esta zona de la provincia- la siembra de frutas de ciclo cortos, se inició el cultivo de mburucujá en seis hectáreas, donde se dispusieron unas once mil plantas. De esa extensión se espera cosechar alrededor de 18 toneladas por hectárea. Boulay pretende llegar a las diez hectáreas de cultivo de mburucujá, que le permitirá tener una producción de 180 mil kilos. En esta unidad productiva, el año pasado se plantó mamón. El proyecto es diversificar para producir dos hectáreas de frambuesa, dos de  de zarza mora y tres de frutilla.

Para empezar la prueba con mburucujá, el INTA Cerro Azul proporcionó las semillas de buena calidad y brindó la capacitación sobre manejo y cuidados de la planta.  El productor comenzó este ensayo con dos variedades de esta fruta: amarilla y púrpura. “Queremos ver cómo reacciona el mercado y determinar cuál es el sabor más aceptado por el misionero, ya que la púrpura es más ácida que la amarilla”, explicó Boulay.

Fruta fresca

Esta primera cosecha será comercializada como fruta fresca para abastecer al mercado local, aunque ya hay interesados en Buenos Aires y Mendoza. La intención del productor es “devolver a la provincia toda la ayuda brindada, con frutas como mamón, mburucujá, frutilla, frambuesa y mora. El otro propósito es la industria, que las frutas se utilicen para jugos, pulpa y productos más elaborados”, detalló. 

La pulpa del mburucuyá se aprovecha a través del consumo de jugo natural, la elaboración industrial de jugos concentrados, cremas alimenticias, helados, confites, licores, dulces cristalizados, néctar y jaleas. Es una planta de fácil manejo, la implantación se puede realizar en forma asociada con cultivos de porte bajo como: poroto judía enana, habilla y manteca. Como esta planta es de hábito rastrero se realizan podas en diferentes etapas del cultivo.

Teniendo en cuenta los principios de la agroecología, en la chacra Eutopia “se hacen pruebas con cubierta verde con poroto sable para evitar las malezas y enriquecer el suelo con productos orgánicos.  Apostamos a tener una chacra verde porque es la única manera de mantener algo a largo plazo”, especificó.

El objetivo es desarrollar un centro de experimentación para estudiar a pequeña escala qué tipo de frutas se pueden adaptar a nuestro clima y suelo, que respuestas tienen y qué tipos de plagas pueden afectar los cultivos. A partir de esta experiencia “podremos conocer más sobre la producción de frutas a gran escala”, explicó el productor.  En la chacra trabajan tres personas para mantener la producción actual.

Asistencia del Estado

El presidente del Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI), Ricardo Maciel, explicó que con este proyecto se busca validar el manejo del cultivo y las cuestiones técnicas. “Si bien es una fruta típica de nuestra región y que se encuentra en muchas chacras de la provincia, los productores no pueden comercializarla por problemas sanitarios y manejo del cultivo”, puntualizó.

El objetivo es lograr un volumen de producción importante, “el productor Frederic Boulay cuenta con seis  hectáreas y se pretende sumar otras cuatro, para lograr atender el mercado de la provincia y luego comercializar fuera de ella. A partir de ahora se buscará a otros productores para que se sumen a esta experiencia y desarrollar el cultivo”, afirmó Maciel. “Queremos que los manejos técnicos, el control de plagas y cuidado del suelo sean lo más amigable al medio ambiente”, especificó.

El año pasado, el estado provincial asistió al productor con un sistema de riego en 20 hectáreas, donde además de mburucujá hay plantaciones de mamón. Desde el IFAI se busca agregar otras producciones como frambuesa para producir frutas finas con el objetivo de comercializar, en una primera instancia, en el mercado interno a través del Mercado Concentrador. Con mayor volumen la idea es vender la producción a reposterías y restaurantes locales.  Y en una tercera etapa, después de aumentar las cantidades cosechadas y la calidad, distribuir fuera de la provincia.

Más Interés General