b_450_0_16777215_00_images_2016_e_IMG_0765_Custom-min.jpgEl correntino de Loreto demostró una vez más su simbiosis con el público posadeño. Con lleno total, fueron más de tres horas de anécdotas y sapukay para ponerle el broche de oro a la primera etapa de este exitoso y novedoso ciclo que  promete traer nuevos aires para la cultura popular.

Con varias calles, monumentos y plazas con su nombre, Mario Bofill se ha convertido en una leyenda viviente de la cultura popular en tierras de yacarés y sapukay, y una interminable lista de premios, medallas, honores y menciones, lo corroboran como una figura descollante de los escenarios folklóricos de todo el país. Pero nada de eso parece importar cuando Mario Bofill sube al escenario y se pone a hablar, contar, cantar y tocar.

Con la humildad del que se sabe ídolo popular, Mario transporta a la concurrencia a viejos escenarios de historias contadas por los abuelos. Héroes y antihéroes con sus aventuras y desventuras de una Corrientes que no se resigna a desaparecer, y de veras no resulta difícil sentirse identificado con algunas de las letras de las canciones de Mario Bofill.

Nuevos jueves

Aunque el cierre haya sido un día viernes, la impronta de jueves  que acarrearon las cinco noches anteriores de la PeñaFusión, le dieron a este ciclo un aroma juvenil pero muy bien apreciado por los más grandes, que valoraron ampliamente el hecho de programar los shows a partir de las 22hs., consiguiendo así un evento realizado en un horario cómodo para el que desee disfrutar una noche de jueves con buena música en vivo y deba levantarse al otro día para sus actividades diarias.

Sin dudas, uno de los toques distintivos de la PeñaFusión ha sido la musicalización. Es que la atmósfera bolichera siempre fue un factor transversal y fresco, y de eso se encargó Nikhy Salazar, viejo tiburón de las bandejas, quien llevó a la gente de lo retro a lo moderno, matizando las espera entre set y set de los artistas.

Desde La Ponzoña y Sonido Ancestral, a Los Menchos del Chamamé, Yerba Canchada, Los Britez, Sergio Favot, Chingoli Bofill y el genial Bruno Arias, amenizaron estos encuentros con una variada selección de ritmos folklóricos que llamaron al baile, a los pañuelos revoleando y al zapateo también.

Hasta la próxima, amigos

Con un cierre full correntino con don Mario y su hijo Chingoli Bofill, la PeñaFusión se despide por corto tiempo. El gira europea que Joselo Schuap, el mentor de este ciclo, se encuentra iniciando justo por estos días, origina un parate obligado pero que sólo servirá para recobrar energía e ir encontrando un nuevo lugar donde festejar. “Nuestro sueño es que algún día Posadas tenga una peña permanente, un lugar donde la cultura popular tenga su casa, sea quien sea que lo organice, pero que por fin se sienta jugando de local”.

Más Interés General