Ante una noticia proveniente de un medio de Reconquista-Santa Fe, sobre la manifestación del Fiscal Rubén Martínez, quien ha expresado reiteradas veces que el día 20 de Abril del corriente Año, se sintió coaccionado y amedrentado por un dialogo que hemos tenido en el Tribunal de esa Ciudad, manifiesto que nunca en este tiempo he contestado a algunas publicaciones de esta noticia para no entorpecer la causa y el trabajo de la Justicia. En esta ocasión lo hago porque han promovido que esta información llegue a la Diócesis de Posadas.

No es verdad que fui a tribunales de Reconquista a hablar con el Fiscal Rubén Martínez, solo fui a preguntar en donde estaba detenido  el Sacerdote para visitarlo, y pedir alguna información si era posible. Fue el Fiscal el que salió a recibirme, y saludándome, incluso diciendo que tenía admiración por mi persona ya que fue Obispo de esa Diócesis por siete años, cosa que agradecí. Él se ofreció para aportarme información, obviamente manifestándole el dolor por la situación que se había generado. El dialogo fue cordial y de respeto. Me sorprendió que dos días después el Fiscal dijera que lo amedrenté, cosa que no es verdad. Durante estos meses escuche amenazas sobre una supuesta denuncia que realizarían contra mi persona hecho que hasta el presente no ocurrió.

Toda esta mediatización que tergiversa raramente un dialogo ocasional y respetuoso, tenido con el Fiscal, no le hace bien lamentablemente a la búsqueda de la verdad, y el deseo que tenemos de apostar al camino de una justicia transparente e independiente.

En treinta años  de Sacerdote y veintidós años de Obispo, nunca he hablado con Jueces o Fiscales sobre una causa concreta de un acusado, para no interferir en el trabajo de la Justicia.

Dado en la Sede Episcopal de la Diócesis de Posadas a los 22 días del Mes de Julio de 2016.

 

Mons. Juan Rubén Martínez

Obispo de Posadas

Más Interés General