b_400_0_16777215_00_images_2016_h_Downloads84_Custom-min.jpgEn la calurosa tarde noche del domingo, Monseñor Juan Rubén Martínez dejo inaugurado el Templo San José Gabriel del Rosario Cura Brochero en el Barrio Itaembé Guazú de la ciudad de Posadas.

Se trata del primer templo en la Argentina con el Cura Brochero como patrono. Se encuentra emplazado en el ingreso al barrio, sobre la ruta nacional 12 y es una estructura de estilo barroco colonial, con capacidad para 180 personas.

La ceremonia fue muy emotiva y muy esperaba  por los vecinos y por la comunidad. Al comenzar, Monseñor realizó la bendición de las instalaciones y sobre todo del altar del templo, donde todos los domingos se celebrara misas, y todos los sacramentos.

Durante la homilía, Monseñor Juan Rubén Martínez destacó la alegría y a importancia de este nuevo templo “es todo providencial. Siempre hablamos del crecimiento poblacional y demográfico de nuestra diócesis, que no es casualidad fue la que más creció de todo el nordeste  en este último tiempo.  Y es muy importante destacar que este es el primer templo bajo la advocación del Cura Brochero del país y por eso decimos Amen y pedimos su especial protección y bendición”.

Agradeció especialmente Monseñor a las autoridades presentes del estado provincial  que hicieron posible la construcción del Templo “Uno siempre toca puertas, y es importante que estas se vayan abriendo para celebrar el amor de un padre que siempre está atento a las necesidades del pueblo y de sus hijos. Es bueno poder pedir el templo  o las instalaciones para la Iglesia, y que las personas escuchen y pongan a disposición su talento y también la mano de obra”.

Además Monseñor también destacó la importancia de la presencia de la Iglesia en los asentamientos de la ciudad y del trabajo cotidiano “Es importante agradecerle a Dios por tantos corazones dispuestos a colaborar y amar trabajando en la propagación de la Fe.  Además en esta misa ponemos todo esto en la balanza y tenemos que decir Amén al Señor por el trabajo de esta comunidad que recién empieza y que sigue trabajando para estar más unidos y ser más fraternos. Le pedimos especialmente al Cura Brochero que nos ayude a no bajar los brazos y estar siempre perseverando para dar a conocer su amor y su obra con Jesús Resucitado”.

Por otro lado Monseñor destacó algunas cosas del nuevo santo argentino, San José Gabriel del Rosario Cura Brochero, y dijo: “La devoción del cura Brochero a la Virgen María, con el profundo y cálido título de «Mi Purísima», nos abre a su amor hondo y concreto, muy atento a las necesidades de cada persona. Como la Virgen en las Bodas de Caná, también Brochero supo decir a Jesús: «no tienen agua», «no tienen educación», «no tienen caminos», «no tienen medios acordes para encontrarse como hermanos y comercializar sus productos...». Y él hizo lo que Jesús dijo: ayudó a todos sus contemporáneos a escuchar esa misma voz que abre las cataratas del amor de Dios y que se vuelca en el amor concreto al hermano: abrió escuelas, fue pionero en abrir un colegio para niñas, proyectó el ferrocarril, y entre todos hicieron caminos, acequias, diques, telégrafos, y la misma Casa de Ejercicios. Durante su breve período en la ciudad de Córdoba, nombrado capellán de la cárcel, veló con amor de padre por las necesidades físicas y espirituales de sus hermanos privados de libertad”.

Y continuo diciendo “Brochero nos anima, como bautizados, a salir a las fronteras, «de tal manera que la unción llegue a todos, también a las periferias, allí donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora». A ir hacia los que no conocen el amor de Dios porque no se les ha anunciado o porque la cruda realidad que les toca vivir les habla de que Dios pareciera estar ausente de sus vidas. Nos invita a compartir con ellos cuánto Dios los ama”.

Una ceremonia muy emotiva, y muy esperada por la comunidad de Cura Brochero que empezó a caminar hace muy poco tiempo, pero como Santo avanza con pasos seguros y firmes hacía una gran comunidad. Hoy en el barrio viven cerca de 1000 personas y muchas de ellas han dispuesto su corazón para trabajar en lo pastoral y también crecer como familia parroquial.

Al finalizar la misa, se realizó un festival de música con los vecinos del barrio y también con la presencia de diferentes artistas folklóricos.

 

Más Interés General