b_250_160_16777215_00_images_2014_n_galarza_1_Custom.jpgEl pasado 4 de noviembre, el programa ´Los unos y los otros´, conducido por el Negro Oro hizo público un caso de búsqueda que diera con el paradero de Joselo Galarza, que aparentemente sería el padre hasta que lo demuestre una prueba de ADN de Gisela Monzón, una joven de Leandro N. Alem y que denunciara, según sus propias palabras, a su madre y parejas por el delito de violación a la que fuera sometida durante su niñez y adolescencia.

Sin encontrar soluciones a su vida y con el fin de alejarse de su abuso diario, Gisela decidió escaparse y solventarse por medio de la prostitución en la que encontraba al menos un lugar donde dormir y comer, según publicó Visitemos Misiones.

“Mi mamá me acostaba en la cama con ella y su pareja para que me hiciera lo que quiera”, aseguró en televisión dando un giro total a la historia principal de búsqueda de su padre, para el que había asistido en principio al programa Los unos y los otros que se emite por el canal América.

Gisela hoy con 22 años de edad se anima a contar su historia rodeada de abusos, golpes y amenazas constantes, sufridos por parte de su propia madre, quien le dio al nacer el apellido del que fuera su pareja en ese momento, Monzón.

Con el dolor y el sufrimiento vivido, evidenciado en su rostro y en sus palabras entrecortadas que denotan el pesar que aún hoy le hace vivir el recuerdo de esos días oscuros en Alem, Gisela buscaba a su padre, Joselo Galarza, que hoy espera por una prueba de ADN para confirmar el lazo familiar.

Por otra parte y con la ayuda legal del propio programa televisivo, este caso no quedará en la nada, ya que en los próximos días harán una presentación judicial en contra de la madre de Gisela y con el pedido de testigos que pudieran conocer o habrían presenciado los abusos por parte de la pareja Monzón-Senna de la ciudad de Alem.

Gastón Jordanes, abogado que actualmente tiene la causa por parte del programa Los Unos y los otros y que asesora a Gisela en la presentación judicial, dijo que intentará llevar tras las rejas a los presuntos responsables de los abusos, Juan Carlos Monzón y Gisela Senna que hoy se encuentran separados pero seguirían viviendo en Alem.

“Gisela se presentó en la Comisaría de Alem en su momento a denunciar el hecho con una vecina y los policías la llevaron a hacerla revisar por los médicos al hospital local, pero en ese momento se presentó la madre diciendo que dejen todo como esta, que la chica estaba mintiendo y quedó todo en la nada, ahora trabajamos para que esto se encause nuevamente”, indicó Jordanes.

Más Locales