b_250_160_16777215_00_images_2014_b_858586-una-fractura-de-parabrisas-de-un-coche-en-un-accidente_Custom.jpgEsta mañana trascendió el mal momento que pasaron dos conocidos vecinos de Leandro N. Alem, quienes en la noche de ayer martes volvían de Posadas y al momento de circular, cada uno en su automóvil, sobre la recta de la Ruta Provincial Nº4, en la zona de la ex cantera municipal, pasando el Arroyo Mártires (primer puente), fueron impactados ambos vehículos con piedras tiradas desde la oscuridad del costado de la ruta.

Uno de estos vecinos se comunicó con FM AMÉRICA y contó el mal momento vivido, aunque aclaró que solamente tienen que lamentar la rotura de un parabrisas y la abolladura de una puerta. Vale aclarar que este vecino no quiso salir al aire pero si quería dar a conocer el hecho para que se tomen medidas en el asunto.

Posteriormente, luego de escuchar esto al aire, varios vecinos de Alem comenzaron a comunicarse y brindaron datos sobre hechos similares en diferentes lugares: cerca de Santa Ana, la semana pasada, otro automóvil con el vidrio del acompañante roto; en sentido hacia san Javier, sobre el Km 38, otro parabrisas roto; y un caso más, luego de pasar la localidad de Bonpland, siempre sobre la Ruta 4.

Finalmente, llamó a la emisora ´Loly´ Rota, representante de la Empresa TALA, quien comentó que sus colectivos fueron dañados en varias ocasiones y detalló que hace dos semanas sufrieron la rotura de un parabrisas, cuyo valor oscila los $4.000 (pesos cuatro mil) “pero gracias a Dios la parte económica se arregla, el tema sería si sale alguien lastimado”.

Además dijo que conoce varios casos de otras empresas que sufrieron este tipo de hechos en la zona de la localidad de Santa Ana, llegando a esta localidad o alejándose de la misma, e inclusive agregó que hubo hechos en los cuales los pasajeros resultaron lastimados; siempre con piedras tiradas desde el costado de la ruta.

Aclaró “esto sucede antes de llegar Santa Ana, luego del puente. Otro lugar desde donde nos tiraron es la zona del salón bailable en Garupá (cerca de la rotonda pasando el puente del arroyo del mismo nombre). Una de las veces nos tiraron cerca de las seis de la tarde, pleno día, y aunque el chofer vio a los tipos salir del monte y denunció en la Policía, no pasó nada”.

“Tengo un coche que ya recibió cinco pedradas”.

Ante la pregunta de si cree que arrojan piedras con intenciones de detener los ómnibus, para luego robar a los pasajeros dijo “es una joda para ellos, piensan en ´no sé´”. concluyó Rota.

Todos los llamados solicitaron más presencia o patrullaje policial.

Más Locales