b_250_160_16777215_00_images_2015_a_resized_Downloads1.jpgEl empresario al que creían muerto desde hace cuatro años y que estaba residiendo en Brasil, Ariel Leites Do Santos. Dio su versión de los hechos a Misiones Online y reveló qué pasó con su vida luego de su “desaparición”. Hoy está en Curitiba, Brasil, donde formó una nueva familia.

Leites do Santos exhibe su documento brasileño para extranjeros, que tiene validez hasta abril del 2022. Este hombre, padre de familia en Oberá y nacido en Leandro N. Alem, es quien se pensaba que había fallecido el 2 de enero del 2011 en aguas del río Uruguay, cuando desapareció y no lograron dar con él. Fue buscado por muchos días por agua, cielo y tierra. Todos creyeron entonces en que una fatalidad había truncado su existencia.

Hoy se conoce de su paradero en la ciudad de Curitiba, Brasil, donde formó una nueva familia, aparentemente con el conocimiento de la suya en Oberá, cuyos integrantes incluso lo fueron a visitar, tal como se puede ver en publicaciones en la red social Facebook.

En diálogo con Misiones Online vía chat, Leites explicó que “hace mucho tiempo, más de un año, que hice pública mi vida, una vez que se resolvieron algunas cosas le avisé a todos. Si ves mi perfil es público y tengo muchos amigos de Oberá en las redes sociales”.

Desmintió que se haya cambiado el nombre. “Mi identidad es la misma, y mi situación financiera en el Banco Central de la República Argentina (BCRA) marca que no tengo deudas y mi empresa tampoco”, asegura.

Verano de 2011

Respecto a los sucedido en 2011, no quiso entrar en detalles de por qué tomó la decisión de generar la conmoción que se vivió pensando que había fallecido. “Eso te lo puedo comentar personalmente, no puedo hacerlo por acá. Lo único que puedo decirte es que no tenía otra opción y fue por motivos de seguridad mía y de mis familiares. No fue por deudas, si bien nunca tuve mucho dinero. Nunca quedé debiendo el alquiler como dicen”.

Leites Do Santos vivía en Oberá. En el 2011 se metió en aguas del río Uruguay y desapareció. Lo buscaron por tierra y aire, con helicópteros, buzos y un gran número de agentes que no pudieron encontrar rastros, y todos lo dieron por muerto. Pero el hombre reapareció en Curitiba, Brasil.

Desde hace tiempo “chateaba” con amigos de Misiones a los que les contó la verdad. Incluso su padre dijo que hace un año lo llamó por teléfono y le dijo que estaba viviendo en Brasil.

El  hombre tenía una empresa de informática en Oberá. También había incursionado años antes de su desaparición en agencias de turismo y hasta en uno de los emprendimientos más recordados en la Zona Centro, como lo fue “Selva Aventura”, en la Capital de la Alegría.

“Realmente me sorprende lo que me muestran en las fotos y sobre su nueva vida, con mi familia o amigos nunca creímos realmente que se había muerto, porque sabíamos que estaba con muchas deudas y lo primero que pensamos es que como siempre le gustó viajar, que se había ido al otro lado de la frontera, aunque también sonaba muy descabellado asustar así a sus amigos y familia”, admitió uno de sus amigos de la secundaria, que pidió discreción en cuanto a su identidad.

Según uno de sus allegados, desde la misma trama de la desaparición fue perfectamente planeado, ya que agobiado por las deudas en Oberá, no le quedaban muchas alternativas y comenzó a tejer como sería fingir su propia muerte, sin levantar sospechas.

Los primeros meses y hasta el primer año luego de su desaparición, cuando muchos ya lo daban por muerto, Ariel comenzó a contactarse por mail con una vieja amiga de la secundaria y con la que mantiene contacto hasta la fecha.

“No te preocupe, no estoy muerto, solo estoy de parranda jajajaja”, habría puesto en uno de sus primeros mensajes Leites a su amiga de la ciudad de Alem, luego de esto no dejaron de escribirse.

 

Más Locales