Fotos gentileza: Prensa UR-VI AlemSegún el parte de prensa de la Unidad Regional VI, durante esta madrugada, se volvió a clausurar “Boater” porque, en medio de un control municipal en el lugar, hallaron marihuana en uno de los baños.

Desde la Policía comunicaron que continúan con exhaustivos controles, enmarcados en el Código de Nocturnidad de nuestra ciudad; esta madrugada, efectivos Comando Radioeléctrico UR-VI y de la Municipalidad de Leandro N. Alem clausuraron una vez más el boliche “Boater” por diferentes irregularidades.

Mientras se verificaba el estado del local, y eventualmente la presencia de menores, los uniformados hallaron tres (03) envoltorios, una (01) "piedra" y diez (10) cigarrillos artesanales de Cannabis Sativa (marihuana) en el baño de hombres por lo que inmediatamente se dio intervención al Personal de Toxicomanía de la UR-VI, en el boliche ubicado en 25 de Mayo y Juan José Paso de nuestra ciudad.

La fuerza pública corroboró la sustancia y constató un peso total de 100grs de marihuana, por lo que dieron intervención al Juzgado Federal de Oberá.

Debemos agregar que, según el parte de prensa policial, el Personal Municipal iba a proceder a la clausura del lugar porque el sonido superaba los decibeles permitidos y otras infracciones pero se encontraron con la sustancia ilícita.

Trascendió que el dueño del lugar trabaja en el Juzgado Penal y habría amenazado con buscar por otros medios la forma para que se despida al Inspector Municipal por la clausura de su local; como también habría dicho que la semana entrante volvería a abrir su comercio.

Posteriormente hablamos con José Maciel, dueño de este boliche, y sobre la clausura nos dijo “Fue un control de rutina de decibeles y presencia de menores, pero como no encontró nada, él (Inspector Municipal) ingresó al baño, pero sin  testigos que constaten lo que dice, (el Inspector Municipal) encontró detrás de un inodoro una bolsa con sustancias ilícitas”.

“Al boliche lo clausuraron por decibeles, inclusive siempre que clausuran no hay testigos y nunca  puedo constatar los decibeles. Más de una vez (el Inspector Municipal) me hizo un Acta y no me aviso, yo me enteraba por el Juzgado de Faltas, parece que pasa por enfrente del boliche y radica el Acta al paso”.

“Es una persecución hacia mi o hacia el boliche”, remarcó Maciel.

Luego, el dueño de Boater agregó “El problema es su actitud, porque inclusive dijo en voz alta a todos los que estaban ahí ´Voy a hacer lo posible para que no se vuelva a abrir este boliche´”.

“El Inspector Municipal no tiene facultad para pedir DNI o la lista de empleados que  tengo en el boliche, y él hace eso”. “Hace cinco años que tengo el boliche pero esto empezó desde que él se dedica a controlar los decibeles”.

Finalmente, sobre la clausura por el secuestro de sustancias ilícitas, comentó “Desde el primer día hacemos exhaustivos controles para estar en regla y no infringir ninguna ley”.

 

Más Locales