IMG_6373 Custom.jpgBajo una tenue y pertinaz llovizna, la comunidad de Puerto Rico fue protagonista del acto central en conmemoración del 204 aniversario de la Revolución de Mayo. El acto fue encabezado por el gobernador Maurice Closs en la mañana del domingo, en la que posteriormente se pudo disfrutar de un desfile cívico militar con la participación de integrantes del Ejército Brasilero y Argentino; Gendarmería Nacional; Prefectura, Policía Federal; Policía y Servicio Penitenciario de la provincia; Veteranos de Guerra de Malvinas; alumnos de los establecimientos educativos de la zona, agrupaciones gauchas y bomberos voluntarios, en homenaje a los próceres de 1810.

El Gobernador dedicó su discurso a insistir con el concepto de terminar con las posiciones extremas para “encontrar el fiel de la balanza, el equilibrio, y la capacidad de reconocer las cosas que hicimos y las que todavía hacen falta”.

Acompañado por el ministro de Gobierno, Jorge Franco, el intendente Federico Neis, diputados nacionales, provinciales, funcionarios del Ejecutivo provincial y municipal, autoridades de las fuerzas armadas y de seguridad, delegaciones escolares y agrupaciones gauchas, Closs hizo un repaso de la historia argentina, cargada desde sus raíces de antinomias y distintas visiones del país.

“Los tiempos que nos toca atravesar no son ni más difíciles ni más fáciles que otros en estos 204 años. Podrán ser distintos, con sus características y peculiaridades. Me ha tocado ser gobernador por dos períodos, ser gobernador en estos tiempos históricos del Bicentenario, que los argentinos recibimos en inclusión, crecimiento y desarrollo en el 2010. Si miramos estos tiempos, hay un denominador común en el que parece que todos coincidimos, y es que no queremos seguir en un país donde la visión de las cosas y la marcha de las cosas parecen manejarse en extremos. Hay aquellos que dicen que todo está mal y aquellos que dicen que todo está bien. Cuando escuchamos estas afirmaciones nos extrañamos como si fueran cosa de otro tiempo y la verdad que nuestra Nación, a lo largo de los 204 años siempre caminó este sendero de antinomias”, relató Closs.

“Ya en 1810  debatían entre sí los que querían romper vínculos definitivamente con España y los que querían un camino intermedio. No fue un tiempo breve, se tardó seis años hasta la declaración de la Independencia. Después, no vayan a creer que Argentina transitó caminos de unidad. Los debates sobre la forma de Estado y de Gobierno dominaron esos tiempos. Unitarios y federales se mataban a sangre y fuego para determinar cuál sería la forma de Estado y el reparto de poder. Recién a mediados del siglo antepasado pudimos lograr la primera Constitución nacional”, agregó.

“El tiempo siguió marcando una Argentina con distintos matices, que llevó a finales del siglo antepasado a esta lucha entre los poderes conservadores, expresada en (Miguel Ángel) Juárez Celman, en contraposición con el sentimiento popular que empezaba a dibujar la Unión Cívica Radical de Leandro Alem. La división ya era por la forma de nuestra democracia y después entramos a la Década Infame para pasar después a un tiempo en el que la democracia y la Constitución fueron puestas en un armario. Después vino una solapada lucha y debates entre peronistas y antiperonistas. Esa es la historia de constantes antinomias en la Argentina. Así llegamos a estos años en los que nadie duda que el país ha crecido, nos encontramos con la discusión de si hemos ganado o perdido una década”.

Closs aseguró que “a mí no me van a ver en ninguna de las posiciones extremas. Hay que encontrar el fiel de la balanza, el equilibrio, y la capacidad de reconocer las cosas que hicimos y las que todavía hacen falta”.

“No vale desde un Gobierno, cuando inauguramos una escuela, decir que ya están todas las escuelas reparadas. De a miles reparamos escuelas, pero todavía falta. Tampoco vale que en el extremo de la oposición se diga que todo está mal. Cuando entregamos una vivienda, sabemos que hay miles que necesitan, pero sabemos que somos una de las provincias  que más ha revertido su déficit habitacional. Hay que valorar las muchas cosas que conseguimos en estos años, pero generar en nosotros la necesidad de seguir trabajando para resolver las cuestiones pendientes”, aseguró el mandatario.

Además, señaló que Misiones está entre las cinco provincias que más ha crecido. “Sin petróleo, sin gas, sin minerales, sin ferrocarriles. Lo hicimos en la adversidad de estar en los confines, pero donde empieza la patria. Lo hicimos porque trabajamos entre todos, porque en el 2003 superamos antinomias y nos pusimos a trabajar en conjunto”.

“Ese es el camino que debemos seguir forjando. La capacidad de reconocer aciertos y errores, pero sobre todas las cosas, la capacidad de creer que si sumamos esfuerzos, los caminos y el tiempo pueden ser más cortos para seguir acercando soluciones. Me comprometo a seguir trabajando en esa línea, con tolerancia, comprensión y espíritu democrático, con el mismo patriotismo que tenían los próceres de 1810. Que viva la patria, Misiones y la democracia”, culminó.

Más Provinciales