b_250_160_16777215_00_images_2014_g_mario_ivo_Custom.jpgProductores tabacaleros afectados por distintas contingencias climáticas esperan desde hace ocho meses la reglamentación de una Ley aprobada en la Cámara de Diputados de Misiones para amortiguar los efectos de las pérdidas mediante el pago de una suma compensatoria, con el fin de evitar la desesperante situación que deben afrontar los colonos cuando pierden todo o parte de la producción o los galpones de secado.

Impulsada en la legislatura por el Partido Agrario y Social, la Ley VIII- Nº 63 que  instituye el ‘Régimen Provincial de Asistencia al Sector Tabacalero’, fue sancionada el 19 de agosto de 2013 y su Decreto Promulgatorio N° 1168 fue publicado en el Boletín Oficial Nº 13553 el 10 de setiembre del mismo año, es decir que está vigente desde hace ocho meses.  Pero hasta el momento, no se publicó la Reglamentación que establecerá los pasos a seguir para que los colonos accedan al beneficio, y el retraso genera tremendos dramas en las chacras afectadas.

A instancias del Diputado Héctor “Cacho” Bárbaro, al menos cuatro productores presentarán mañana sendas notas de reclamo al Ministerio del Agro y la Producción para que les informen qué mecanismos se establecieron para obtener la compensación por las pérdidas, una especie de seguro de cosecha que, con justicia, amortiguaría la tremenda situación que enfrentan.

“Los cuatro lo perdieron todo y no pudieron entregar ni un solo kilo de tabaco en esta temporada de acopio, y esta situación los dejó en una crisis desesperante que durará todo el año hasta la próxima cosecha si es que no se cumple la Ley, además de que adeudan insumos a las empresas a las que les habían comprometido la venta del tabaco. Las leyes se aprueban porque hay una necesidad, y si hay una necesidad, hay un derecho como decía Evita, pero resulta que los muchachos se duermen y no reglamentan, entonces no solo se burlan de la gente directamente afectada que está sufriendo, sino también de la Legislatura, que parece que está pintada para el ejecutivo”, dijo el legislador del PAyS.

Afectados sin respuestas

Mario Ivo, productor de Andresito, lo perdió todo el pasado 3 de abril a raíz de las incesantes lluvias registradas en la zona donde se ubica su chacra, conocida como paraje El Verde, en el lote 7 Sección G de la localidad de Comandante Andresito. El fenómeno destruyó dos galpones y 90 fardos de tabaco Burley que estaban preparados para su acopio al día siguiente.

A Cristina Meneses, una tormenta feroz del pasado 10 de febrero le tumbó el galpón de secado y destruyó el producto de la cosecha de 25 mil plantas. Su chacra está ubicada en el Lote N° 73 de la Colonia Caá Guazú, localidad de Dos Arroyos. Su vecina Norma Saldanha también perdió toda la producción porque el viento también tumbó los galpones y los fardos se mojaron completamente, por lo que ya no sirven para la entrega.

Luis Da Rosa también lo perdió todo: el 13 de febrero se desató una fuerte tormenta en la zona en la que tiene su chacra en Fracrán, municipio de San Vicente, y un rayo impactó de lleno en uno de sus galpones con tabaco. La contingencia destruyó totalmente la estructura, tres mil kilos de tabaco Burley y 100 chapas de cartón nuevas que se encontraban a resguardo para su uso posterior. Los cuatro tomaron la previsión de hacer las exposiciones policiales correspondientes apenas se pudieron recuperar del drama, y además sacaron fotografías de los siniestros para que el Ministerio del Agro tenga los elementos para hacer efectiva la asistencia prevista en la Ley.

Incumplimiento

La ley de asistencia integral al sector tabacalero establece un sistema dinámico de compensación económica de las pérdidas de las cosechas, con el fin de contrarrestar los sospechados y oscuros manejos del dinero del Fondo Especial del Tabaco (FET) por parte de los gremios, que ejecutan el cuestionado “Seguro de Cosecha” que hoy se intenta blanquear en la Justicia por el desvío operado el año pasado.

La ley aprobada determinó que cada colono tabacalero que resulte perjudicado por fenómenos meteorológicos y/o ambientales imprevisibles o inevitables, recibirán un adelanto en efectivo de hasta un cincuenta por ciento (50%) de la afectación según evaluaciones estimadas y  dentro de los diez (10) días de producido el siniestro;

En tanto el saldo del valor del daño acreditado debe cancelarse dentro de los treinta (30) días de ocurrido el drama, para evitar las largas esperas a las que los sometían las entidades tabacaleras. Hoy, por falta de la reglamentación, están peor que antes, según denuncian, aunque sin perder la esperanza de contar con la asistencia prevista.

Más Provinciales