b_250_160_16777215_00_images_2014_i_IMG_2458_Custom.jpgConvocados por el ministro de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, Luis Jacobo, los padres y alumnos sancionados por el presunto hurto de una motocicleta en la EPET N° 3 de Oberá, fueron recibidos por las autoridades del Consejo General de Educación. También asistieron a la reunión el jefe de Gabinete Educativo, Alberto Galarza y el supervisor de Escuelas Técnicas zona sur, Eduardo Montiveros.

Jacobo conversó con los padres y alumnos acerca de lo ocurrido y ratificó la decisión del CGE de permitir que los jóvenes continúen en la escuela, rectificando lo actuado por el director del establecimiento educativo, Jorge Romero.

“Entendemos que los jóvenes -que son mayores de edad- están expuestos a un análisis que la justicia realiza de la situación ocurrida fuera de la institución. La escuela no puede en este caso juzgar y condenar, porque más o menos fue eso lo que ocurrió”, explicó el ministro.

Durante la reunión, los chicos reconocieron su error y comentaron que por estos días la relación con sus compañeros está volviendo a la normalidad. En este sentido Jacobo señaló que “lo peor que podíamos hacer con estos alumnos, más allá en que estemos de acuerdo con la necesidad de sanciones, es dejarlos fuera de la escuela. Me parece que ahí los exponemos a situaciones aún peores cuando en rigor han reconocido que fue un error y nosotros estamos pensando en cómo pueden repararlo”.

Para resarcir el agravio producido a sus compañeros e, inclusive, a la propia escuela, Jacobo manifestó que posiblemente se les imponga a los jóvenes una “carga social” que tendrán que realizar en la EPET. “Estamos pensando, por ejemplo, en que los chicos pinten la escuela como situación para que se produzca el desagravio”.

Las autoridades educativas sostuvieron que garantizarán el regreso a las aulas de los alumnos y que en los próximos días el ministro se reunirá con los alumnos de quinto y sexto año para abordar entre todos el tema.

Con respecto al accionar del director de la EPET N° 3 Jacobo opinó que las expresiones propinadas por Romero pueden ser entendidas como un linchamiento mediático hacia los jóvenes. “No se puede decir las cosas que se dijeron, no vamos a polemizar con nadie, pero no se puede vulnerar la intimidad de los jóvenes involucrados. No se puede exponer como ladrones ante una sociedad a jóvenes que cometieron un error y que están en la escuela: consideramos una actitud totalmente inadecuada por parte de la autoridad de la escuela que esperamos que quien tenga que resarcirse, quien tenga que rectificarse lo haga”. Y finalizó diciendo: “La posición de la autoridad educativa es firme: los chicos vuelven a la escuela y en los próximos días van a ser comunicados de la forma en que tendrán que resarcirse del daño cometido, más allá de lo que la justicia dictamine en su momento”.

Más Provinciales