b_250_160_16777215_00_images_2014_i_IMG_1336_Custom.jpgEl gobernador Maurice Closs fue el principal orador de la apertura del Foro Nacional sobre Malvinas en el que destacó que “el imperialismo hoy no tiene cara de usurpación de tierras, sino de fondo buitre”.

El encuentro organizado por la Legislatura en el Centro de Convenciones y Eventos contó con disertaciones del senador Salvador Cabral Arrechea, el ex combatiente y actual intendente de Eldorado, Norberto Aguirre, veteranos, el historiador Pablo Camogli, y el periodista Alejandro Spivak, sobre la Guerra de 1982. También expusieron el analista internacional Juan Recce, embajadores de Latinoamérica el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de la Nación, Guillermo Carmona, además de una videoconferencia con el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus.

El Gobernador resaltó la participación de la juventud en el debate y consideró “fundamental que desde el Estado a través de sus poderes y quienes tenemos una responsabilidad pública, tengamos la capacidad de volver a convocar a los jóvenes”.

Closs advirtió que “si no existe en una sociedad el recambio constante y el advenimiento de nuevas generaciones a la hora de debatir, opinar y decidir, los Estados y las sociedades van quedando más conservadores, estáticas y con menos progresos”.

El mandatario reflexionó sobre el sentido del “enorme sentimiento nacional que no sólo se vive cuando uno reclama un derecho soberano sobre un territorio, sino como el que vivimos hasta hace unas horas, todos detrás de una bandera en el deporte”.

“Más allá de que uno los pueda llamar gladiadores (a los jugadores de la selección de Argentina), los verdaderos guerreros son quienes fueron a Malvinas. Una nación significa un destino de vida en común, que puede ser  jugar al fútbol, gobernar, administrar la deuda y las peleas y la lucha por la soberanía”, opinó. 

Closs valoró el camino elegido por la Argentina para sostener el reclamo y consideró que “no nos debemos salir del marco de la paz” porque “Argentina no es como otros países. En Inglaterra uno camina por las calles y encuentra  cruces de a miles, de hombres que han perdido la vida en una guerra”.

“Ya no quedan colonias, los países se han independizado y por eso Malvinas aparece como una agresión, porque es una expresión de la usurpación y el colonialismo que queda ya iniciado el siglo XXI. Es una forma agresiva del dominio imperialista de ni siquiera plantear una salida de diálogo. Sostienen el colonialismo y quieren que quienes ellos mandaron a vivir ahí, decidan de dónde son”, cuestionó.

El mandatario, que el año pasado acompañó al canciller Héctor Timerman a reiterar el reclamo ante la Organización de las Naciones Unidas, indicó que “siguen siendo aquellos los que se niegan a conversar”.

Closs trazó un parangón con la causa Malvinas y sostuvo que “el desafío es encontrar elementos de unión, que nos acerquen. Así como nos une la selección o Malvinas, debieran ser muchos los temas y no caer en las contradicciones estériles”.

“Muchas veces esas contradicciones, suceden porque en un país como el nuestro, existen actores que no defienden el interés nacional. Cuando el sentimiento nacional crecía, aparecía el golpe de Estado, no sólo en Argentina, sino en Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay. Porque como el pueblo se sublevaba, era más fácil imponer el imperialismo con algunos delegados que eran quienes administraban el poder transitoriamente”.

“Por eso Latinoamérica vivió épocas de dictaduras constantes que coincidían en el tiempo. Que hoy tengamos este espacio de debate es algo saliente porque podemos discutir si el MERCOSUR ha tenido éxito en lo económico. Y yo creo que no, porque son más los fracasos que los éxitos. Pero sí ha tenido éxito en lo político, con una consolidación enorme y el sentimiento nacional domina al pueblo uruguayo, el argentino, el boliviano, el ecuatoriano, el venezolano, todos en democracia. Podrán tener visiones distintas, más de izquierda o de derecha, pero si quieren lo mejor para el país, no importa”.

“El problema es cuando en la política nos manejan los que no quieren lo mejor para el país, sino someterlo para que la renta sea llevada. El imperialismo hoy no tiene cara de usurpación de tierras, sino de fondo buitre. Ya se ha ubicado y encontrado la forma de seguir sometiendo a un país, sin territorio y gobierno, sino con el manejo de las finanzas públicas y la economía de ese gobierno. Esa es la pelea de fondo, no si Argentina quiere o no pagar”, explicó.

“Este Gobierno tiene un sentimiento nacional, y nuestro gobierno, tiene un sentimiento provincial, que no es de soberanía, pero sí de autonomía, de autodeterminación, del manejo de nuestros recursos, alimentos, energía, de nuestro presente y futuro y donde también el desendeudamiento tiene mucho que ver para no caer en manos de un sistema financiero”, argumentó.

Antes de culminar, celebró la realización del foro que permite “discutir con los que saben” y con un auditorio dominado por la juventud. “La juventud tiene que participar y desde la secundaria. En la política juvenil el peor error que se puede cometer es el de generar falsas expectativas, porque los ideales son muy altos y una capacidad de entusiasmarse muy fuerte. Cuando se plantean objetivos hay que ser sinceros y no generar falsas expectativas. Encantar a un joven no es fácil. Pero esta es una causa justa que nos une, como es Malvinas. Debemos encontrar cada vez más elementos convocantes, especialmente con los jóvenes. Desde la pluralidad también se construye”.

“Debemos seguir en paz, gestionando para que las Malvinas vuelvan a ser parte de nuestra soberanía nacional”, culminó.

Más Provinciales