ingenio Custom.jpgEsta semana, el ingenio azucarero San Javier llegó a moler entre 20 y 25 toneladas de caña por hora. Con los nuevos ajustes al trapiche se espera una mejora en la productividad. Así, en los próximos días se procesará entre 30 y 35 toneladas por hora. De esta manera se pretende alcanzar una molienda de 600 a 700 toneladas por día, para finalizar la zafra 2014 a fines de noviembre.

“Estamos llegando a los niveles estimados de capacidad de molienda, pero se seguirá trabajando para ajustar el proceso”, explicó el administrador del ingenio, Benjamín Larroza.

En las próximas semanas llegarán otros equipamientos que habían sido enviados a Tucumán para su reparación, dentro del proyecto de inversión hecho el año pasado. Para esta zafra se estima una cosecha cercana a los 65 millones de kilos de caña, diez millones más que el año pasado. Con ese volumen de materia prima podrían elaborarse unos cuatro millones de kilos de azúcar y 460 mil litros de alcohol, eso significaría duplicar la fabricación de los productos.

Por estos días, la fábrica muele caña orgánica de la zona baja que serían las primeras afectada por una helada. Después ingresará la convencional según los turnos otorgados a los productores. Este año se insistió en respetarlos, para evitar las largas filas frente a la planta. En el organigrama se contempló para el comienzo aquellos lugares que suelen sufrir las consecuencias de las bajas temperaturas.

Aprovechamiento

Por su parte, el presidente del  Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial, Ricardo Maciel, observó que en esta zafra “estamos aprovechando toda la inversión realizada el año pasado, cuando tuvimos que moler la caña mientras se trabajaba en la refacción de la fábrica”. De todas maneras, “el año pasado fue una buena cosecha, 55 mil toneladas”, afirmó.

Recordó que “el año pasado nos vimos desbordados algunas veces, los productores ante la ansiedad de entregar, cortaban en forma simultánea y llegaban todos los camiones para descargar. Pero por una cuestión de capacidad, la fábrica no podía atender a todos al mismo tiempo”. Por ello se decidió otorgar turnos de cortes, “así se hace una entrada más ordenada”, aclaró.

Maciel insistió en que no solo se busca aumentar la superficie cultivada con caña, sino también incrementar el rendimiento por hectárea. Aunque algunos productores ya han obtenido muy buenos rindes, por ejemplo Ubaldo Dos Santos del paraje Tres Esquina de San Javier, quien cosechó 80 mil kilos por hectárea. Por ello, consideró que este año mejoró la cosecha y piensa plantar más para el 2015.

También David Escarbadofski, de Mojón Grande, alcanzó buenos niveles al sacar entre 70 a 75 mil kilos de caña por hectárea. Estos valores son muy buenos, cuando el promedio cosechado el año pasado por hectárea fue de 45 mil kilos. Incluso el porcentaje de la dulzura es elevado, según comentó Escarbadofski. Ante este panorama, para Aníbal Carré, de Mojón Grande, “la caña de azúcar sigue siendo una buena alternativa para el productor. Acá son diez municipios que viven de la caña”. En forma gradual, en los próximos dos años se anhela alcanzar las tres mil hectáreas cultivadas con caña de azúcar destinada al ingenio.

Más Provinciales