Ante las declaraciones realizadas por el intendente de Alba Posse, Nélson Carvalho, quien directamente me acusó de ser el culpable del desplome del puente ubicado sobre el arroyo Acaraguá, en la ruta 103, el domingo 13 de abril del corriente, me veo en la obligación de aclarar que:

1) Lamento y repudio la utilización del dolor y la indignación de todos los misioneros con fines políticos. Tal es lo que hizo el intendente de Alba Posse mediante el recurso rastrero de culpar a un legislador por la caída de un puente, en lugar de detallar qué gestiones realizó para posibilitar el arreglo del viaducto  en representación de su pueblo que hoy llora la tragedia.

2) El pasado 8 de abril, a raíz de la inquietud de los productores tabacaleros de la zona, consulté en forma personal al ingeniero Mazzal, de la Dirección Provincial de Vialidad sobre el estado del puente y la limitación para el tránsito de camiones. El ingeniero me dijo claramente que no se habilitaría el paso por el puente Acaraguá porque éste SE IBA A CAER (textual), y él no quería “ser responsable de lo que pudiera suceder”. Así de clara y de contundente fue su explicación, la misma que le comuniqué a colonos tabacaleros que me habían solicitado la gestión. Mazzal también me confirmó que el paso sí estaba habilitado para el transporte colectivo de media distancia, aclarándome que eran los únicos vehículos de gran porte autorizados.

3) Apenas horas después de que el ingeniero Mazzal me informara de la gravedad de la situación, la Dirección Provincial de Vialidad emitió el comunicado mediante el cual HABILITARON el tránsito de vehículos de carga de hasta cinco toneladas por dicho puente, contradiciendo en los hechos la versión dada por un especialista de larga experiencia como lo es el ingeniero Mazzal.

4) El corte de ruta al que se hace referencia para explicar una supuesta presión popular para que se habilitara el tránsito por el puente, NO FUE PROTAGONIZADO POR PRODUCTORES TABACALEROS, y esto es fácil de corroborar.

5) Este legislador fue el único que advirtió sobre los daños evidentes en el Puente Acaraguá, ya en el año 2011 y mediante el respectivo proyecto de Comunicación en la Legislatura provincial, según expediente D-35684/11. En dicho proyecto no sólo se hace referencia al hundimiento de la cabecera del puente sobre la ruta 103, sino también al mal estado evidente de otros viaductos de la zona, como el ubicado sobre el arroyo Torto cuyo daño también es evidente.

6) Mediante un comunicado de prensa, el pasado 9 de abril Vialidad Provincial aseguró que “se adoptaron todas las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes y daños mayores a la estructura del puente”, para la rehabilitación del tránsito.

7) Es claro que un puente no se cae porque pasen más o menos camiones con tabaco. UN PUENTE SE CAE PORQUE NO TUVO MANTENIMIENTO POR AÑOS, NI CONTROLES DE ESTRUCTURA, NI TAREAS PALIATIVAS PARA EVITAR LOS EVENTUALES DAÑOS, NI LA INVERSIÓN ADECUADA PARA LAS OBRAS NECESARIAS A TAL FIN.

8) Reitero mi repudio a la utilización del dolor de un pueblo con fines políticos, y particularmente, con el fin último de desviar la atención sobre la verdadera cadena de responsabilidades que para todos, es clara, y acompaño a las familias afectadas por esta tragedia que no debió ocurrir jamás.

 

Diputado Héctor Bárbaro

Partido Agrario y Social

Más Provinciales