Un Estado presente, fuerte, presente, responsable para administrar tiempos complejos. Ese es el Estado que describió el gobernador Maurice Closs en su mensaje a los representantes del pueblo, en la inauguración de las sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados.

En un contexto económico y político atravesado por decisiones del Gobierno nacional que impactan directamente en las provincias, como las “correcciones” aplicadas al modelo, como la devaluación para recuperar solvencia macroeconómica, la tarea primordial es no desequilibrar la balanza entre los reclamos sectoriales y el bien común.

Por eso es clave el diálogo con todos los sectores políticos que permita dar a cada uno lo que le corresponde. Se abrió el Gobierno a distintas expresiones, reclamos y opiniones, lo que permitió tomar decisiones anticipándose a eventuales conflictos.

La responsabilidad sirve para tener un Estado fuerte, y un Estado se robustece con medidas a largo plazo. Una medida central, intangible en el día a día, pero clave, es la sostenida política de desendeudamiento. No sólo no se tomó deuda, sino que se renegoció de manera tal que hoy, lo que era una pesada herencia de los 90, se convirtió en una variable manejable de los recursos provinciales.

La deuda de mil millones de dólares superaba dos presupuestos provinciales –unos 8 mil millones de pesos a valores actuales-. Tras los primeros acuerdos con la Nación, que se hizo cargo de los pasivos provinciales, la deuda se redujo hacia 2007 a poco menos que medio presupuesto y en pesos.  “Ahora la deuda sólo representa el 20 por ciento del presupuesto. En 2016, será no más del 10 por ciento”, destacó Closs en su mensaje a los legisladores.

Esa política responsable permitió contar con recursos frescos para transformar la realidad de Misiones, complementada con una política tributaria que cada vez es más relevante y que, sin embargo, puede atender reclamos puntuales del sector comercial. El Gobernador anunció en su discurso ante los legisladores la reimplantación del sistema de descuentos del 10 por ciento para quienes estén al día con Ingresos Brutos y no facturen más de un millón de pesos mensuales. Era uno de los reclamos de la Cámara de Comercio tras los cambios en la política tributaria.

La inversión del Estado se traduce en hitos como la caída de indicadores negativos que históricamente tuvieron a Misiones como protagonista. Por primera vez en la historia, la mortalidad infantil se redujo a una tasa de 9,84 por 1.000 nacidos vivos. Lo mismo con la tasa de mortalidad materna, que bajó a 3,89 por 10.000 nacidos vivos, indicadores que están dentro de los estándares internacionales.

Otro gran logro fue la contención de los jóvenes misioneros, que alcanzan casi al 40 por ciento de la población, en más y mejores escuelas, con 200 secundarias nuevas en cada municipio. Esa decisión implica que hoy hay 30 mil adolescentes dentro de las escuelas y se crearon 3000 puestos de trabajo docentes, con 300 millones adicionales en salarios.

Justamente, los salarios son una parte importante de la política distributiva: en los últimos años los sueldos y la jubilación han sido donde más se ha incrementado la asignación presupuestaria. Entre el primer cuatrimestre del año pasado y este, la masa salarial de bolsillo aumentó 43,3 por ciento. En todos de los casos y rubros los incrementos otorgados superan a la inflación, cualquiera sea la medición.

Los aumentos no alcanzaron únicamente a los activos, sino que los jubilados tuvieron incrementos directos a través de la movilidad. En estos diez años, la salida de la Emergencia Provisional es otro de los grandes logros de la gestión. En diciembre de 2.007 se pagaron casi 19 millones de pesos  a 13.647 jubilados. En abril, más de 102 millones a 15.912 beneficiarios. En el último año, la masa jubilatoria aumentó alrededor del 60 por ciento.

Como contracara de la emergencia previsional, el Estado ahora está en condiciones de alentar las jubilaciones de quienes están en esa condición. Una de los principales anuncios que hizo el Gobernador en la Legislatura fue la “ventana” jubilatoria, que tendrá vigencia hasta el 10 de diciembre. Un trabajador del Estado que reúna los requisitos puede solicitar jubilarse con el 75 por ciento de lo que gana de bolsillo como activo. También habrá otra medida para los estatales que pretenden: todo aquel que esté en edad de jubilarse pero sólo tenga 20 años de aporte al Instituto de Previsión Social, podrá jubilarse pagando de la jubilación el tiempo de aporte faltante. En la misma línea, se ideó una ley para los casos en que un joven que al cumplir 18 años pierde la pensión de sus padres, pueda seguir manteniendo esa pensión en tanto y en cuanto esté incluido dentro del sistema educativo, especialmente cursando carreras terciarias o universitarias, y esta extensión será por el plazo que dure la carrera elegida.

“Estas decisiones políticas y el aumento del 17% otorgado en el mes de abril a los empleados públicos y jubilados, y el haber cumplido las pautas salariales con policías y docentes, muestra la voluntad y el compromiso de este Gobierno de cumplir y ayudar para que el empleado estatal y los pasivos puedan vivir mejor en Misiones”, definió el mandatario en otro de los pasajes más relevantes del mensaje de Estado presentado a los misioneros.

Más Provinciales