Pastori-Luis-3 Custom-min.jpgEscribe el Diputado Nacional Luis Pastori. Diagnóstico conocido: En Misiones existe una lamentable similitud entre dos servicios públicos indispensables para el abastecimiento energético: la luz y el gas, que a diferencia de la mayoría de las provincias, en Misiones son servicios caros, escasos y deficientes.

Con respecto a la LUZ, la situación se agrava cuando se advierte la falta de transparencia en la administración de EMSA, sospechada de realizar contrataciones sobrefacturadas y de contar con excesivo personal con altos salarios, pero sin ninguna función. Con respecto al GAS, luego de doce años de gobierno kirchnerista, el tan anunciado Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA) nunca llegó.

No es la única provincia que sufre estas dos asimetrías, también Corrientes, Chaco, Formosa y el norte de Santa Fé. Esta situación nos afecta como usuarios domiciliarios porque destinamos gran parte de nuestros ingresos para pagar la boleta de luz y el gas, pero además afecta a las empresas que elevan sus costos y ahuyenta a las nuevas que podrían invertir y generar puestos de trabajo. ¿Qué industria invertiría en nuestra tierra, si tiene que pagar costos energéticos tan elevados?

PROPUESTAS: con respecto al gas, con el nuevo gobierno nacional, tenemos la oportunidad de que el GNEA finalmente avance y se concrete definitivamente, para brindar al consumidor y al empresario una fuente de energía más económica. El gasoducto sentará mejores bases para el tan esperado desarrollo industrial.

Con respecto a la luz, necesitamos una solución urgente debido a los exorbitantes aumentos realizados por EMSA. Como representante de los misioneros a nivel nacional, quiero manifestar que desde que llegaron las boletas a finales de Febrero me he ocupado de buscar soluciones, que a continuación las detalló públicamente, porque en definitiva, las mismas vendrán de la voluntad política del gobierno provincial, nacional y de los usuarios.

1)-Se necesita implementar un  régimen nacional de compensaciones tarifarias diferenciadas para las provincias del NEA, hasta tanto accedamos al gas natural por redes, y la distribución eléctrica local logre optimizar sus costos. La construcción del federalismo requiere, además de cierta autonomía política y fiscal de las provincias, una igualación por parte de la Nación en el acceso a derechos básicos como la educación y la salud, y a los servicios públicos como el agua potable y la energía. En ese marco, he realizado reuniones con diputados de Cambiemos y del peronismo para impulsar una propuesta de modificación en la distribución del Fondo Nacional de la Energía Eléctrica, que garantice una reducción en el costo de la energía que compra  EMSA a CAMESA.

Sin embargo, una compensación de la Nación no debe esconder bajo la alfombra la mala administración que padece EMSA hace más de una década. Por ese motivo, los misioneros necesitamos una segunda medida;

2)-Se necesita realizar una auditoria externa a EMSA a través de un organismo creíble e independiente del poder político local. Para ello, se podría a convocar a profesionales de la UNaM, y con el acuerdo del Tribunal de Cuentas convocar a la Auditoria General de la Nación y la Sindicatura General de la Nación, que tendrían competencias originarias debido a las transferencias nacionales que se realizarían con la compensación.

La auditoría externa pondrá blanco sobre negro cuestiones relacionadas con el patrimonio, los ingresos, los gastos, si existen sobrefacturaciones en las contrataciones de servicios, si existe personal que no realiza labores, y en definitiva si existen focos de corrupción y erogaciones de recursos innecesarios que terminan encareciendo el costo de la luz, y perjudicando los principios de eficiencia y beneficio social que deben regir las prestaciones de los servicios públicos.

CONCLUSIÓN: la histórica asimetría en el acceso a la energía de Misiones y el NEA, exigen una compensación por parte de la Nación. Pero este trato preferencial precisa del control y del conocimiento por parte de la sociedad, de cómo se administran los recursos de EMSA, como así también su corrección en caso de evidenciarse ineficiencias y corrupción. La auditoría externa es el mecanismo. Por ello, Compensación y Auditoría es una salida, ante la postergación histórica de Misiones y ante las tarifas desmedidas aplicadas por EMSA que el misionero no puede pagar. El aumento de la luz provincial debe retrotraerse y compensarse, pero con rendición de cuentas y con un funcionamiento eficiente por parte de EMSA, y sin la impunidad de subsidios descontrolados que durante 12 años escondieron la mala administración de nuestra empresa eléctrica.

 

Más Provinciales