ministros Custom-min.jpgEscribe Raúl Puentes- El mate y el fernet (así como el vino) son íconos nacionales que sirven para mostrar las #CostumbresArgentina tanto dentro como fuera del país. Son símbolos de hermandad que se comparten con amigos.

El mate no necesita explicación y el fernet con cola se acercó a la población de la mano de los cordobeses, que lograron imponer su trago preferido en toda nuestra geografía, casi con tanta fuerza como el mate, la infusión preferida de los argentinos.

Las costumbres de los pueblos son parte de las ofertas turísticas. La foto del ministro de Turismo de Misiones, José María Arrúa, con un mate en la mano, junto al ministro de Turismo de la Nación, el cordobés Gustavo Santos, con el fernet, no es una imagen más. Sintetiza la Argentina que ponemos a consideración del mundo, en una foto lograda bajo la mirada de Andresito, desde el monumento al héroe misionero Andrés Guacurarí y Artigas (reconocido ya con el grado de General), en la avenida Costanera de Posadas.

La imagen fue el cierre, también, de la intensa actividad que Santos, el funcionario de la Nación, desarrolló en Misiones durante el fin de semana junto al también flamante ministro de Turismo de la tierra colorada.

Como cualquier expresión costumbrista, el mate y el fernet con cola tienen una consideración y un reconocimiento transversal  en todas las provincias y en la gran mayoría de las propuestas turísticas: un mate o un fernet son también tragos o bebidas de bienvenidas. O de distención.

Si bien el costumbrismo como tal es un movimiento artístico que expone en sus obras los usos y las costumbres de la sociedad, su interpretación desde la oferta turística que rescata los valores intangibles de los argentinos (como el tango, el chamamé o el cuarteto) son componentes muy fuertes también a la hora de mostrarnos como destino. 

El costumbrismo desde el arte no analiza los usos y costumbres que relata sino que los expone y moviliza a través de ellos; muestra, retrata, tal como un mate y un fernet reflejan lo popular y lo social sin presumir más que intentar exponer, también, la identidad que nace de lo cotidiano. 

Nuestras bebidas, orgullo nacional, están retratas desde todos los ámbitos. No escapan, ya, ni al folclore, los cuentos, la música, las supersticiones y creencias, los refranes, la artesanía, la gastronomía, las ceremonias, los ritos. Están, en las tradiciones populares, fiestas, leyendas, bailes; en la literatura, en la poesía y en cuanta expresión popular y social pueda caracterizarnos.

La foto que ilustra esta nota destaca también el trabajo conjunto que realizarán los Ministerios de Turismo para seguir trabajando por el desarrollo y el posicionamiento de Misiones, nuestro pequeño gran orgullo regional.

Más Provinciales