b_400_0_16777215_00_images_2016_f_Downloads72_Custom-min.jpgEl parte de prensa policial dice: Con respecto a la orden de desalojo dispuesta por su SS. Señor Juez Dr. Carlos Giménez del Juzgado de Instrucción N° 7, que se cumplimentara a las primeras horas del día sábado último.

SE LLEVA A CONOCIMIENTO de toda la ciudadanía que el accionar policial se llevó a cabo con todo el cuidado del caso y las garantías constitucionales, con las indicaciones y supervisión del Señor Juez en turno y secretarios. Conducido operativamente por oficiales superiores,  el personal actuó desprovisto de armas de fuego,  corroborado en formación y previo labrado de acta ante escribano público.  Previamente fue planificado y estudiado cada detalle de la operación.

A sabiendas por las múltiples notificaciones previas que no abandonarían el predio, el desalojo dio inicio 04:15hs pese a las negativas, insultos y agresiones lográndose despejar totalmente el lugar en menos de 15 minutos, sin detenidos y en forma ordenada,  dejando que cada persona lleve sus pertenencias personales salvo aquello que pudiera ser utilizado como elemento contundente o armas y sustancias prohibidas halladas. El desalojo ordenado culminó exitosamente.

Empleándose 555 efectivos entre los que se hallaban médicos enfermeros y psicólogos para inmediata asistencia, el número alistado es estratégico y responde justamente a un principio de masa y saturación para desalentar cualquier intento de resistencia al conocerse datos sobre la tenencia de armas de fuego y elementos contundentes en el campamento.

Posteriormente, pasadas a 04:30hs, algunas personas que abandonaron el predio apoyados por grupos externos armados con todo tipo de elementos comenzaron a actuar con suma violencia contra los móviles destruyendo diez de ellos contra personal policial desarmado, otros apedreando la seccional 8va. tratando a la vez por ruta doce de volcar un colectivo para cortar dicha vía, arrojando bombas molotov sobre vehículos de vecinos, arrojando piedras casas de vecinos que estaban de acuerdo con el desalojo, todo con violencia y desprecio al semejante.

Es allí que con el consentimiento del señor juez actuante se decide el empleo de una unidad de Infantería de reserva que si se hallaba equipada con equipos antitumultos para frenar estas acciones en el despeje. Algunos exaltados se metieron en propiedades y siguieron atacando desde allí por lo que previa consulta y autorización judicial se los logró arrestar restaurándose para el amanecer el orden en la zona, el profesionalismo de estas unidades queda reflejado en que pese a tener diez efectivos lesionados, todos los detenidos no presentaban lesiones a la vista.

La presente obedece a informar como realmente fueron los hechos, separando dos hechos completamente distintos ante versiones que tratan de confundir a la población y desprestigiar a una institución centenaria con valores,  comprometida con la ciudadanía y que en éste como otros casos, actúa sujeto a derecho y con claras directivas de su mando político, de proteger, cuidar y velar por la población.

 

Más Provinciales