Iam en los brazos de su abueloGahel el primer niño Mbya trasplantado con sangre de cordón umbilical se re encontró con su donador, que es su hermanito Ian por video conferencia, Gahel fue diagnosticado síndrome mielodisplasico agudo (leucemia) y gracias a la donación de sangre del cordón umbilical de su hermanito Ian hoy se está recuperando de su enfermedad.

Gahel el primer niño Mbya trasplantado con sangre de cordón umbilical se re encontró con su hermanito Ian por video conferencia. Ian le salvo la vida a Gahel gracias a la donación de sangre del cordón umbilical: hacia un año y medio que Flavia la mamá y Gahel no veían a Ian: el encuentro virtual se realizó en el Ministerio de Salud Pública, donde los profesionales de la Dirección de Programas Comunitarios trajeron a la familia de Flavia que se encuentra con Gahel en el Hospital Garrahan que se está recuperando de un trasplante de células madres.

El encuentro fue muy emotivo al volver a verse toda la familia, después del trasplante Iam volvió a la comunidad al cuidado de sus abuelos, Flavia y Gahel esperan volver pronto para continuar el tratamiento en la provincia Misiones, debido que el pequeño mbya presenta muy buen pronóstico.

Un poco de Historia:

Gahel es de la aldea Kaaguy Poty y fue derivado del Hospital de Pediatría de Posadas. Al Hospital de Pediatría Garrahan el 19 de febrero del 2015, cuando tenía un año y cinco meses, con un cuadro de anemia severa.

Cuando llega al hospital Garrahan se le hace todos los estudios y le diagnosticaron síndrome mielodisplasico agudo (leucemia) y comenzó con el tratamiento. Gahel viaja acompañada de su mamá Flavia quien después de unas semanas de la internación de su pequeño hijo en Buenos Aires se da cuenta que está embarazada. Pero nunca imagino que la llegada de su nuevo hijo también traería una esperanza de vida para Gahel.

Los médicos y los profesionales se enteraron de que Flavia estaba embarazada y “la gente del servicio social del hospital Garrahan se comunicó con nosotros a la dirección de programas comunitarios y nos consultaron la posibilidad de ese trasplante y le dijimos que sí, que siempre y cuando ellos les explicaran claramente cómo iba ser el procedimiento y en que lo iba a beneficiar a Gahel, no iba a ver ningún problema”, relató Adrián Saldias, referente de la Dirección de Programas Comunitarios.

Además como Flavia era menor de edad tuvo que viajar el papá Antonino Morinigo para firmar el consentimiento y en varias entrevistas les fueron explicando a ambos de que se iba tratar el procedimiento que era una esperanza de vida para Gahel, y sobre todo que esto no iba poner en riesgo la vida de nadie. Así fue que el abuelo sin problema firmo la aprobación y dijo que “si eso va mejorar la salud de su nieto y mi hija no va tener ninguna complicación no hay ningún problema, no se pierde nada en probar, porque mi nieto está en muy mal estado de salud”.

Entonces se comenzó hacer el seguimiento del embarazo hasta 17 julio 2015 que nació Ian. Mientras Gahel se sometió durante todo ese tiempo a quimioterapia y estuvo en una sala de aislamiento porque el tratamiento de la quimioterapia le bajaba las defensas y a la única que podía ver era a su mamá. “Nace su hermanito Ian en la maternidad Sarda y comenzaron los estudios de compatibilidad y en noviembre del 2015 Gahel comienza el tratamiento con las células de la sangre del cordón y actualmente está en la última fase, así que calculamos que un mes o dos meses ya tiene que volver a su aldea”, expresó Saldias.

El encuentro y el tratamiento del pequeño Mbya se lleva a cabo gracias a un trabajo en conjunto que se realizó con el servicio social del Garrahan, la Casa de Misiones en Buenos Aires y la Dirección de Programas Comunitarios de la Subsecretaria de Atención Primaria y Salud Ambiental del Ministerio de Salud Pública y la Casa Garrahan que les brinda alojamiento y contención.

 

Más Provinciales